Un espacio de coworking que comparte metros cuadrados con 3 salas de reuniones, un espacio para una aceleradora social y sus componentes, y mucho movimiento.

En todo este espacio, durante  un día, nos ha dado para vivir muchas cosas y conseguir avanzar con muchas empresas. No quiere decir que todos los días sean igual, pero esto es un ejemplo de lo que puede dar de sí un espacio como el nuestro. 

Más de 30 personas trabajando, visitas, reuniones, un taller… Imagina la de ideas que se han podido intercambiar y la de avances que se han podido realizar trabajando en un entorno así.

Empresas de marketing, de servicios deportivos, de e-commerce, relacionadas con el medio ambiente… Lo que se te pueda ocurrir y lo que no. Siempre hay alguien con ideas que te sorprenden. Pero fundamentalmente, empresas pequeñas con pocos empleados que deciden abandonar la soledad del trabajo en casa y las ventajas de un espacio exclusivo para trabajar.

Las reuniones de chaqueta y corbata dejaron de ser imprescindibles. Encontramos muchas reuniones informales entre emprendedores que trabajan codo con codo, cada una en su proyecto, pero como si fueran compañeros de un mismo equipo, eliminando rivalidades e individualidades que son muy positivas para todos los proyectos.

Cuanto más trabajamos así; cuantas más empresas vemos que disfrutan de las ventajas del coworking, más nos gusta el concepto. ¡Anímate a probarlo!

{youtube}FQIOiZU8RYE{/youtube}