La organización y gestión personal: competencias clave para ser competitivo.

El debate está servido. Cada vez que dentro del entorno laboral se habla de controlar los horarios de entrada y salida del personal siempre aparecen detractores de las dos opciones a considerar. Mientras unos opinan que fichar les permite controlar mejor su rutina de horarios y tener una hora de salida fija, otros por el contrario prefieren la flexibilidad en horarios y menos control a costa de tener que organizar mejor su tiempo, a veces trabajando incluso más horas si esa planificación no es del todo eficiente.

La cuestión es que, aunque los modelos de contratos laborales hoy en día siguen basándose en el número de horas dedicadas al trabajo, cada vez son menos las profesiones o empleos cuyos resultados dependan exclusivamente del número de horas empleadas. Es por ello que el control de horarios mediante fichaje se está aplicando únicamente en entornos de la administración pública o industriales en la que la producción esté directamente relacionada con el tiempo dedicado al trabajo, como la fabricación en serie. El resto, y creo que la mayoría de las empresas, requieren ahora más velocidad en la entregas, y mayor flexibilidad y dinamismo a los profesionales para adaptarse a cambios en el entorno de cada proyecto. No importa cuánto tiempo se dedique a una tarea concreta sino la calidad y rapidez en la entrega.

Para ser eficientes, efectivos, y seguir siendo competitivos con este panorama,el peaje que hoy en día los profesionales debemos pagar es tener que definir en cada momento qué actividad es en la que nos vamos a concentrar y avanzar. En el caso del profesional por cuenta propia o el emprendedor es mayor aún esta necesidad. No sólo debe vigilar su eficiencia en el trabajo, sino planificar en un rango de niveles más amplio y estratégico, cambiando de contexto muy rápidamente sin mermar en la calidad y concentración en cada tarea.

Para un emprendedor puede suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso en su negocio. Para una gran empresa, ahorros considerables en costes operativos y aumento de su productividad. Y lo que es más importante, para la persona que es consciente y trabaja en mejorar su gestión personal, supone un aumento en la claridad de objetivos, resultados en sus proyectos y en definitiva, un aumento en su calidad de vida.

Dentro de las competencias personales de los emprendedores, es clave la organización y gestión personal, antes llamada «gestión del tiempo». Por eso, dentro de los programas de innovación y aceleración de startups que gestionamos desde Cink Emprende hay siempre un espacio en el calendario de las sesiones de formación destinado a trabajar con los promotores de las startups métodos y herramientas que les faciliten la labor de ser gestores de sí mismos.

Una vez un amigo me dijo que su agenda era muy sencilla y se podría resumir en: «De lunes a viernes, de 9 a 18h: Trabajo en oficina«. Un tipo de agenda cada vez más anacrónica y digna de exponerse en los museos de la era del trabajo industrializado.

Fdo. Raúl García (@rull)