«You think big, you get big»

En los primeros meses o años en los que está empezando a rodar un proyecto, son tantos asuntos a los que tiene que hacer frente el emprendedor que muchas veces el árbol no deja ver el bosque… Estar rodeado de emprendedores hace que aprendas muchísimo de la experiencia de unos y otros y lo que he podido comprobar a lo largo de estos años es que esa premisa se cumple, hay que pensar en grande.

El día a día del emprendedor se caracteriza normalmente por su intensidad. Pocos recursos tanto económicos como humanos dificultan que pueda tener en cuenta otras cuestiones que no sean «vender, vender y vender». Esto debe ser así , la mejor financiación de tu empresa es la de tus clientes, por tanto, a por ellos. Pero, si vas a llegar a ser una gran empresa, debes tener la mente abierta. Ser capaz de afrontar cambios, saber y querer escuchar otras opiniones y estar dispuesto a crecer empresarialmente.

Dentro de ese crecimiento pueden estar acciones en Responsabilidad Social de la Empresa, como por ejemplo, ser firmante del Pacto Mundial de Naciones Unidas. Y esto ¿qué supone?

El Pacto Mundial de Naciones Unidas es una iniciativa internacional que promueve implementar 10 Principios universalmente aceptados para promover la responsabilidad social empresarial (RSE) en las áreas de Derechos Humanos, Normas Laborales, Medio ambiente y Lucha contra la Corrupción en las actividades y la estrategia de negocio de las empresas. Con más de 12.000 entidades firmantes en más de 145 países, es la mayor iniciativa voluntaria de responsabilidad social de la empresa en el mundo.

Esta iniciativa persigue dos objetivos complementarios:

  1. Incorporar los 10 Principios en las actividades empresariales de todo el mundo.
  2. Canalizar acciones en apoyo de los objetivos más amplios de las Naciones Unidas, incluidos los objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM).

Los 10 Principios del Pacto Mundial son:

  1. Las Empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales, reconocidos internacionalmente, dentro de su ámbito de influencia.
  2. Las empresas deben asegurarse de que sus empresas no son cómplices en la vulneración de los Derechos Humanos.
  3. Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.
  4. Las empresas deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.
  5. Las empresas deben apoyar la erradicación del trabajo infantil.
  6. Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación.
  7. Las empresas deben mantener un enfoque preventivo que favorezca el medioambiente.
  8. Las empresas deben fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.
  9. Las empresas deben favorecer el desarrollo y la difusión de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
  10. Las empresas deben trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno.

Así que, tú que eres un emprendedor con una startup en la que sois cuatro personas, puedes ser firmante del Pacto Mundial.  Cualquier organización puede adherirse puesto que es una iniciativa multistakeholder que agrupa a distintos grupos de interés: empresas, ONG, sindicatos, instituciones académicas y organismos sociales, independientemente del tamaño o  número de trabajadores.

El procedimiento para hacerse firmante lo podéis encontrar AQUÍ y la adhesión como firmante no tiene ningún coste.  Adherirse al Pacto Mundial es gratuito en todo momento. Sin embargo, existen 2 maneras no excluyentes de colaborar económicamente con la iniciativa:

  • Haciendo un donativo voluntario a la Fundación de Global Compact. Todas las gestiones relativas a esta contribución se realizan directamente con la oficina de Nueva York.
  • Haciéndose socios de la Red Española del Pacto Mundial. Para ello deberán abonar una cuota anual en función del número de empleados y, a cambio, podrán disponer de un conjunto de servicios.

Por eso, emprendedor, anímate y piensa en grande.

Fdo. Elena Lapole (@ElenaLapole)