El domicilio fiscal no tiene por qué coincidir con el domicilio social.

Principales diferencias entre ambos conceptos:

  • Cada tipo de domicilio está definido por leyes diferentes: el social por la Ley de Sociedades de Capital; el fiscal por la Ley General Tributaria.
  • La principal diferencia que marca cada domicilio es que mientras en el domicilio social se administra y gestiona la empresa; en el domicilio fiscal es donde se reciben las notificaciones de la Agencia Tributaria.
  • El domicilio social es público y el fiscal pertenece al ámbito privado.