Para muchos en la actualidad la industria del coworking sigue siendo un nicho muy peculiar, todavía no lo toman como esa manera en la que ha evolucionado el modelo de trabajo tradicional.

Pero hay otros que depositan su confianza en esta metodología y piensan que los centros de negocios se presentan como una solución para muchas empresas y emprendedores, tomando este modelo de oficina como la fórmula ideal para disminuir gastos fijos, y es la opción más asequible para que aquellos con bajas posibilidades económicas puedan materializar sus proyectos. Principalmente en este momento que muchos negocios examinan medidas para reducir las pérdidas financieras que han recibido.

El coworking origina una mayor flexibilidad presencial en las empresas y promueve el teletrabajo, creando una transición hacia un nuevo panorama, y a su vez; convirtiendo a los espacios de coworking en uno de los grandes motores de la economía local.

El interés por el cambio que ha causado esta inventiva laboral ha generado también que universidades, colegios profesionales e instituciones públicas incorporen este sistema en su plantilla, e incluso estén inaugurando sus propios espacios.

Coworking: El apoyo a la economía local

Los coworkings contribuyen de manera impresionante con la economía local. Ya que también pueden beneficiarse de ellos grandes empresas y entran como anillo al dedo para emprendedores y startups que se han atrevido a materializar sus proyectos. Estas pequeñas empresas son el pulmón de la economía local. Son las que, no solo viven en esas pequeñas ciudades, sino que trabajan, generan empleo y contribuyen con otros comercios locales. Ya que al hacer vida allí, consumen productos y servicios de negocios próximos ayudando con la economía de la localidad y generando la producción local.

Si esta transformadora manera de trabajo no existiera, sería exorbitante la migración de habitantes de pequeñas localidades a grandes ciudades para poder gozar de algunas oportunidades. Aunque este método continúa siendo común, cada vez se aprecia con menor frecuencia por el aporte de los espacios flexibles y la implantación del teletrabajo en grandes empresas. Así como la opción perfecta (low cost) para trabajadores por cuenta propia que no pueden permitirse acarrear los gastos que conlleva una oficina habitual.

Este concepto se centra en las innovadoras formas de organización basadas en la colaboración dentro de las ciudades. Permitiendo entre sí la contribución de los habitantes de una localidad, compartiendo espacios, servicios, bienes e infraestructuras, y manteniendo  e incrementando la economía de los barrios y la estructura social.

Ventajas económicas del coworking

El impacto económico que ha causado el coworking; se traduce en la exclusión de los obstáculos cambiarios para aquellos con recursos limitados que quieren iniciar sus propios negocios. Ya que al hacerlo de manera tradicional se frustran por todo el coste que implica. Pero las oficinas flexibles han ocasionado que los emprendedores cuenten con opciones económicamente alcanzables para el desarrollo de sus propósitos.

E incluso, para aquellas empresas que desean abaratar costes o que se encuentran con una plantilla de empleados cambiante, que al operar en una oficina tradicional les genera pérdidas y el impedimento de adaptación del lugar acorde al número de empleados.

Las oficinas flexibles brindan la posibilidad de ajustar el espacio según la demanda de las empresas, ofreciendo varias opciones de operatividad a través de paquetes flexibles que cuentan con todo lo necesario para su puesta en marcha.

El coworking simplifica las gestiones que conlleva la instalación y mantenimiento de los servicios básicos y el equipamiento de las oficinas. Además, de deshacer las permanencias de contratos exigidos por la metodología de oficinas tradicionales y el alto desembolso que implica el depósito de un espacio convencional.

Esta modalidad de trabajo permite minimizar trayectos y evitar traslados, explotar el talento local y dejar más dinero en la economía de tu pequeña ciudad.

¿Qué mejor experiencia que ese punto intermedio entre ir a la oficina sin mayores desplazamientos, pero a su vez continuar disfrutando de la ergonomía ideal para el desempeño de tu actividad y la posibilidad de relacionarte con otros profesionales con tus mismas ambiciones?

¿Por qué unirme a un coworking?

Como ya hemos expresado anteriormente, un espacio de coworking no solo ayuda con la economía local y le hace la vida mucho más fácil a las personas que han tomado la decisión de trabajar para sí mismos, por sus sueños y proyectos. Si no que además, te permite formar parte de una comunidad vibrante que te ayudará a crecer y aprender de la mano de otros miembros, que como tú poseen  los mismos intereses de emprender.

Podrás crear contactos, sinergias y hasta oportunidades de trabajo en conjunto.

Desde Cink Coworking trabajamos cada día para forjar lazos con pequeñas empresas y en equipo fomentar la recuperación económica. En nuestros 4 espacios de coworking en Madrid, acogemos a muchos autónomos y pymes que hacen vida en un ecosistema colaborativo que les permite trabajar cómodamente y a gusto sin tener que salir de su barrio.

El coworking brinda tanto un patrón como una plataforma para establecer comunidades a largo plazo. A muchos se le dificulta entender los beneficios económicos de estos espacios hasta experimentarlos de primera mano. Si todavía no has tomado la decisión de dejar tu trabajado en el sofá, brindarle unas mejores condiciones de teletrabajo a tus empleados o establecer tus oficinas en un espacio que te permita flexibilizar tus costes, te invitamos a probar esta forma de trabajo que te llevará a una gran comunidad.