Seguimos con nuestro programa REINICIA, movilizando expertos de diferentes materias que nos conceden su tiempo y conocimientos para compartirlos con las empresas que más lo necesitan. Esta es la primera de una serie de video-entrevistas con que iremos publicando estas semanas.

Uno de estos expertos es Ignacio de Miguel, consultor para el desarrollo de negocios digitales, formador de nuevos emprendedores y consultor de innovación para pymes tradicionales.

Le hemos preguntado las claves para llevar a cabo una buena estrategia de marketing en tiempos de crisis, las nuevas necesidades que surgen en nuestros clientes potenciales y cómo utilizar este momento para crear reconocimiento y recuerdo de marca.

Te dejamos aquí la entrevista y un pequeño resumen de lo que nos ha contado.

 

¿Cómo identifico las nuevas necesidades de mi empresa? ¿Cómo conozco los nuevos intereses de mis clientes?

En las situaciones de crisis nuestros clientes habituales cambian sus intereses, por lo que lo primero que debemos hacer es identificar estas nuevas necesidades o si, por lo contrario, ha cambiado el perfil del consumidor de mi producto o servicio y han aparecido nuevos.

¿Qué debo hacer? «Pensar siempre desde el lado de mi cliente, conocer qué necesita y si soy capaz de dárselo».

Para realizar un seguimiento, lo más importante es siempre preguntar a tu cliente, tanto al habitual como al nuevo; qué necesita ahora, por qué ya no precisa de lo que le estabas ofreciendo antes, dónde lo está buscando y que deberías ofrecer para que se volviera a interesar de nuevo.

En base a las nuevas necesidades, ¿cómo defino la nueva estrategia de marketing? ¿Qué canales son los más efectivos?

Las estrategias de marketing pueden dividirse en tres pasos: llegar al público, captarlo y vender. En función del sector y de la crisis que atravesemos, nos va a resultar más o menos complicado vender, pero siempre podremos ejecutar el primer y segundo paso (llegar al público y captarlo).

Por esto, y con el cambio de necesidades, nuestra estrategia también debe cambiar. 

En primer lugar, tendremos que localizar los canales en los que se encuentran, normalmente redes sociales y canales digitales. Y después, «ir a buscar a nuestros clientes a ese “nuevo sitio” en el que se encuentran, ofrecerles algo que capte su atención y conseguir que nos vean como un proveedor candidato para que, si estamos en el momento adecuado, realizar la venta».

¿Cómo puedo resaltar mis valores de marca?

¿Cómo llegamos a nuestros clientes? La forma más efectiva es mostrarnos como somos, creando contenido propio y personal e interactuando con ellos. «Ser proactivos por los diferentes canales para mostrar qué somos y qué ofrecemos en una situación que no es la más adecuada para nadie para conseguir, no solo estar en la conversación, sino ser una referencia». Es decir, a través de nuestra imagen de marca.

En las situaciones de crisis, este concepto cobra aún más importancia ya que si hay dificultades de venta, tenemos que tratar de crear un recuerdo de marca para que en momento en el que el cliente esté dispuesto a comprar piense en nosotros como primera opción y sea a quien acuda para comprarlo.

En conclusión, debemos realizar un seguimiento de nuestros clientes para saber que necesidades tienen, encontrar en qué canales se están moviendo e interactuar con ellos, generar contenido personalizado y potenciar nuestros valores de marca.