Hoy le echamos mucha imaginación a nuestro post y como ayer se celebró la ceremonia de entrega de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, nos planteamos cómo sería una ceremonia de entrega de unos premios Goya para emprendedores.

DÓNDE

Empezamos con el lugar de celebración. Si para el cine lo que se elige es celebrar la entrega en un teatro, nosotros no nos podemos imaginar la ceremonia para emprendedores en un espacio que no sea un espacio coworking.  Habría que adaptarlo para la realización del evento en sí, vale, pero lo importante es que el lugar tenga un componente afín al mundo empresarial y no hay lugar donde más empresas cuezan sus proyectos que en un espacio así.

imagen de freedigitalphotos.netEn lugar de alfombra roja en la que lucir las mejores galas, lo importante aquí sería lucir los proyectos y las ideas empresariales de cada uno. El photocall estaría lleno de presentaciones breves y de logos que fotografiar. El ir con traje de gala o no lo dejamos a elección del asistente.

LAS CATEGORÍAS

En cuanto a las categorías, que al fin y al cabo es a lo que se iría, destacaríamos obviamente, la de mejor empresa, mejor empresario y mejor empresaria, o mejor dirección de empresa, que corresponderían a las categorías principales de los Goya (película, dirección, actor, actriz).

La dirección artística y novel se convertiría en premios a los mejores colaboradores y la producción naturalmente recaería en algún inversor. Los premios revelación los transformaríamos en empresas de muy reciente creación o que estuvieran a punto de constituirse, los de mejor documental para asociaciones y empresas con fondo social y los cortos para startups porque comparten ciertas necesidades de financiación. También existiría la categoría de mejor idea empresarial original (para las empresas con ideas innovadoras y únicas) y mejor idea empresarial adaptada (para los emprendedores que desarrollan ideas de negocio ya probadas en otros países) equivalentes al mejor guión original y adaptado.

Nos quedan los relacionados con el montaje, fotografía, música, sonido, vestuario o maquillaje y peluquería. Estos irían a parar a manos de las mejores webs, los mejores servicios al cliente, la mayor transparencia o  las mejores estrategias de comunicación…

LOS PREMIOS

En este caso habría que sustituir al llamado “cabezón” por otra figura y para ello se nos ocurre utilizar una figura de alguno de los inventos españoles más famosos. Como no nos convence la entrega de un chupa chups o de una fregona, nos decantamos por el futbolín para entregar a un muñeco jugador que le de una forma humana a nuestra estatuilla y tenga alguna conexión con la búsqueda de la victoria y el éxito.

En cuanto a la recogida y agradecimiento de los galardones, para que nuestros premiados fueran breves, se les pediría ceñirse al estilo de un elevator pitch.

LA VOTACIÓN Y LA PARTICIPACIÓN

Esos serían los resultados de una votación previa que habríais realizado los emprendedores y debido al elevado número de posibles participantes, habría que reducir la posibilidad de participación tan solo a aquellas empresas que se hubieran constituido durante el año anterior a la entrega de premios o que estuvieran a punto de constituirse.

Al igual que el asunto de la etiqueta, las reivindicaciones que se hicieran durante la gala correrían a cargo de los emprendedores y de las deficiencias que cada uno note.

No obstante, somos conscientes de que recibir el jugador de futbolín sería un gran honor pero no una ayuda útil para el emprendedor. Estamos seguros de que ese es el motivo por el que ya existen otro tipo de premios y concursos para emprendedores que sí son una ayuda para desarrollar buenas ideas de negocio, así que siempre os invitaremos a volver a la realidad tras este despliegue de imaginación y pensar en premios, aceleradoras y otras ayudas más reales.