certificación de startup Enisa

El método Kaizen: la fórmula para la mejora constante de tu empresa

El método Kaizen es una filosofía que ayuda a las empresas a impulsar la productividad, la eficiencia y la calidad. ¿Quieres saber más sobre este modelo de calidad empresarial? Sigue leyendo.

¿Qué es el método Kaizen?

La filosofía Kaizen surge en Japón a mediados de los años 80 como fórmula de mejora en la calidad de los procesos empresariales. Esto supuso que las empresas japonesas se convirtieran en líderes mundiales. Masaaki Imai , conocido como el “padre de la mejora continua”, lanzó en su libro Kaizen, the key to Japan’s competitive success (1986) el término “Kaizen”. «Kai» significa cambio y «zen», para mejor. Este concepto está orientado a la mejora continua del trabajador dentro de la empresa. Implementar el método Kaizen en una empresa hace indispensable involucrar a todo el equipo, desde la dirección hasta la base. Solo de esta manera se puede conseguir que todos se alineen de manera natural con los objetivos reales que se pretenden alcanzar. Para ello, el método Kaizen pretende eliminar todas aquellas tareas que sean ineficaces o que puedan afectar al desempeño de la rutina laboral para poder generar una mayor productividad y cumplir con las metas y objetivos trazados. Empresas como Samsung, Toyota, Google o Nestle son algunas de las que ya han adoptado el método Kaizen.

Las 5 "s" del método Kaizen para mejorar la productividad

Para transitar el camino de la mejora continua en la empresa, hay cinco pasos que ayudan a conseguir alcanzar ese “mejorismo”:

  • Clasificación – Seiri. Centrarse en discernir lo que es importante de lo que no lo es. Esta clasificación de tareas resulta trascendental para poder orientar los esfuerzos en lo que realmente es necesario en cada momento.
  • Orden – Seiton. Después de haber hecho la clasificación basándose en prioridades, toca organizarlo en tiempo y forma, así como los recursos que estarán dedicados.
  • Limpieza – Seiso. Es muy importante procurar trabajar en un clima sano. Esto implica conocer muy bien la organización en la que se trabaja, saber identificar aquellos aspectos en los que se pueda tener algún tipo de desviación y poder solucionarlo para la consecución de los resultados.
  • Normalización – Seiketsu. Es necesario contar con herramientas y metodologías de gestión de las tareas y el trabajo por parte de todo el equipo para poder saber en cada momento el punto en el que se encuentra el proyecto. Esto ayudará a tener un mayor control y normalización de la situación exacta en la que se encuentre el proyecto.
  • Autodisciplina – Shitsuke. Tampoco se puede olvidar el compromiso y la autodisciplina cuando se adquiere una responsabilidad en la realización de proyectos en los que están involucradas muchas personas. Fomentar la implicación de todo el equipo es una buena forma de sentir que todos reman hacia la misma dirección.

¿Cómo poner en práctica el método Kaizen en tu empresa?

El método Kaizen se debe ir trabajando de forma gradual. Hay técnicas para poder ir asimilando ese “mejorismo”. Una de ellas es el ciclo de Deming o ciclo PDCA de la mejora continua. El acrónimo PDCA está constituido por los siguientes elementos:

  • Planificar (Plan). Toda empresa que quiera ganar en productividad y eficiencia debe tener un sistema de planificación centralizado que ayude a establecer bien los timings, detectar posibles fallos y saber reconducirlos. En la planificación entra en juego esa calidad que se persigue en cada una de las tareas. Al respecto se ha de tener en cuenta una de las técnicas más empleadas en el ámbito del control de calidad: el diagrama de Pareto.

Es una representación gráfica de barras que permite organizar los datos de manera descendente con el fin de identificar aquellos puntos más importantes de una estrategia y que tendrán que ejecutarse primero. Este principio viene a decir que el 80% de los resultados obtenidos dependen del 20% del esfuerzo y del trabajo.

 

  • Hacer (Do). Una vez hecha una planificación adecuada y realista, teniendo claros los objetivos, así como los recursos que van a ejecutar cada una de las tareas del proyecto. El sistema de organización del trabajo Just in Time (JIT) es el modelo a seguir por empresas como Toyota. Esta metodología se orienta a producir solo lo necesario y en el momento justo. De esta forma, se consigue incrementar la eficiencia en las tareas a realizar, así como reducir aquellos costes innecesarios. Para lograr esto es muy importante mantener el foco y el objetivo al que se quiere llegar. Herramientas de gestión y planificación de tareas son de gran ayuda para que todo esté “justo a tiempo”.

  • Verificar (Check). Hay que llevar un seguimiento y control recurrente de la situación del proyecto para verificar que todo vaya acorde a la planificación establecida.

  • Actuar (Act). Se pone en valor los resultados obtenidos y si son los marcados inicialmente. Teniendo una radiografía general de cómo ha ido se puede actuar para solventar algunas de las posibles anomalías que se hayan podido detectar y así servir de aprendizaje para fututos proyectos.

No importa el tamaño de la empresa, el método Kaizen se puede adoptar independientemente si eres una pyme, una startup o una gran corporación. El pilar principal sobre el que se asienta este método de gestión de calidad es la excelencia en todos los procesos que se realicen. 

 

Desde Cink Coworking animamos a todos nuestros coworkers a aplicar el método Kaizen en su día a día ya que es una forma para poder mejorar y optimizar todas las tareas.

¿Te atreves a comenzar el viaje hacia la mejora continua que ayude a tu empresa a mejorar la productividad? El método Kaizen es la mejor forma de lograrlo. Recuerda las palabras del maestro de la mejora continua: “hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”.

¿Quieres conocer todas las novedades de Cink Coworking? ¡Únete a nuestra comunidad!

Comparte este artículo

Deja un comentario

once − siete =

Nuestros servicios

Entradas Recientes

Categorías

Síguenos