Dentro del equipo de Cink contamos con Chema Larrea, emprendedor que ha puesto en marcha varias empresas y que actualmente mentoriza a proyectos que se encuentran dentro de algunas aceleradoras que gestionamos.

Hoy hace un balance sobre lo que ha aprendido mentorizando a las diferentes startups que se ha encontrado a lo largo del 2017 y nos explica algunos conceptos que son imprescindibles a la hora de entender de qué va un proceso de mentorización.

A continuación nos cuenta su experiencia:

Hace ya más de un año cerré la última startup que monté con mi socio y expliqué lo que aprendimos durante todo ese tiempo. Cuando ya teníamos pedido el concurso de acreedores, el equipo de Cink me invitó a las cervezas navideñas y poco después me ofrecieron incorporarme al equipo para poder ayudar a otras startups.

A lo largo del año 2017 he podido aportar mi granito de arena a cerca de 200 proyectos, la mayoría startups, pero no todo. En los programas que he podido colaborar destacaría el programa Madrid Startup 10, el programa de emprendedores de la Comunidad de Madrid y Madrid Appetece. También en corporates como Hangar51 de IAG o santalucia IMPULSA.

En lo que me he especializado debido a mi experiencia previa ha sido en la realización de talleres de Lean Startup (explicar qué es y más importante, qué no es una startup, propuesta de valor, segmentación de clientes, canales, …) y en herramientas útiles para acelerar cualquier proyecto. No sólo me ha servido para poder comunicar los conocimientos que llevo aplicando los últimos años, sino también para mejorarlos y afianzarlos. Mejorarlos y afianzarlos ya que cuando tienes que explicar algo tienes que conocerlo a la perfección. Una parte a la que le doy mucha importancia es a la experiencia práctica que tengo con la mayoría de las herramientas que recomiendo, ya que el ecosistema emprendedor está plagado de mentores que no han emprendido nunca, así como inversores que nunca han invertido más allá de la lotería de Navidad.

Entre las mayores problemáticas que he encontrado, tanto en los talleres, como en los mentorings individuales a los diferentes proyectos, destacaría — siempre teniendo en cuenta que depende mucho de la fase en la que se encuentre el proyecto — las siguientes:

¿Qué es una startup?

Yo aquí me voy siempre a la fuente, a Steve Blank: “una startup es una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable”. Esto que quiere decir, en primer lugar, que el objetivo de una startup no es ser una startup sino llegar a ser una empresa. Y siempre que pueda ser una empresa lo más grande posible, mejor. Hay que tener en cuenta que el trabajo que hay que realizar durante los primeros 5 años de arranque de una empresa va a ser el mismo vayas a montar la panadería de tu barrio o el próximo Amazon. Por eso es temporal. Temporal quiere decir que cuando alguien te dice que lleva 10 años con su startup realmente hizo 2 años de startup y 8 de fracaso. Y la clave está en modelos replicables y escalables, lo que quiere decir que hay que encontrar procesos de adquisición de usuarios, de venta, de crecimiento… que se puedan repetir de forma que los gastos crezcan linealmente mientras que el beneficio sea exponencial. Por ello, no toda empresa ha sido una startup, pero toda startup aspira a ser una empresa.

¿Qué es la Propuesta de Valor?

Con este concepto la mayoría de los emprendedores se lían. Algunos errores típicos son “no hay nadie en el mundo que haya hecho nada parecido” o “somos los primeros y no tenemos competidores” … también suelen hacer una descripción detallada de todas las funcionalidades y características de su producto/servicio. En este punto, como en muchos otros, menos es más. La propuesta de valor es aquello por lo que el cliente está dispuesto a pagar por los productos y servicios que ofrecemos. Para sacar la propuesta de valor recomiendo usar el Cavas de Propuesta de valor:

¿Cómo validar el encaje de mercado entre una idea y los clientes? 

La única forma existente es “saliendo del edificio”. Es decir, que los fundadores antes de hacer nada vayan a hablar con los clientes haciendo entrevistas para empezar a validar las hipótesis cuanto antes y si es posible empezando a vender. El encaje de mercado también se ve con el Canvas de Propuesta de Valor viendo que los “gains and pains” (alegrías que genera y dolores que soluciona nuestra solución) de nuestro productos/servicio encajan con los que tiene nuestro cliente. En caso de que no haya encaje de mercado hay que pivotar. Sí o sí. O cambiamos nuestro producto o el segmento de clientes es erróneo.

¿Cuáles son los motores de crecimiento y canales que se van a usar?

Todo proyecto tiene que tener claro quién va a ser su primer cliente, y el segundo,… y así hasta el número cien (al menos). Con nombres y apellidos y teniendo muy claro cómo se van a conseguir. Teniendo claro qué canales — gratuitos y de pago — se van a usar. Es decir, tenemos que identificar claramente a nuestras gacelas (nuestros clientes), y en vez de ir a recorrer la sabana a buscarlas malgastando fuerzas y energías, averiguar en qué oasis van a beber para allí esperarlas. Hay una pregunta que siempre hago a todo emprendedor que es: ¿dónde están tus gacelas?

Para terminar quiero poner algunos de los proyectos que les veo más potencial de los que he ayudado, pero como suelo decir la metodología Lean Startup no garantiza el éxito pero sí reducir el fracaso y poder ver cuanto antes cuando pivotar/abandonar el proyecto:

  • FoundSpot — Pivotaron hacia un modelo B2B y van en buen camino con los clientes.
  • Yoviví —Después de pivotar hacia varias cosas parece que van hacer un sello de seguridad para viviendas e inmobiliarias. Aunque espero que Jorge Guillén siga con las cenas con fecha de caducidad (y que me avise de la próxima) y saque su proyecto de concurso instagramero.
  • Microalgae solutions —Han lanzado en tiempo récord una crema multifunción que quita arrugas y manchas que supera con creces a todas las existentes en el mercado. Lo tienen patentado.
  • Los tallos — Aún no tienen lista la web, tienen una solución para microbrotes para restaurantes sin necesidad de plantar en tierra y sin necesidad de insecticidas. Antes de lanzar ya tienen más de 20 restaurantes en Madrid de los cuales hay 3 con estrella Michelín.
  • Keepiz —Consigna móvil y física. Te llevan/traen y custodian las maletas en aeropuertos, estaciones de tren, …
  • Kolaboo — Comparador de tickets, tours y actividades. No paran de crecer.
  • Letart —Plataforma que vende arte online de una forma diferente.
  • Vagueoo — Para pedir el aperitivo o la comida en sin moverte de la toalla.
  • Talentoo — Marketplace que une headhunters y empresas.
  • Givesting — Para comprar participaciones de acciones y aprender a invertir con una inversión mínima de 50 €.
  • Healthbots — Han creado un bot para dar servicios de dudas a enfermos de cáncer.
  • Textilcu —Coleteros con fibra de óxido de cobre que quitan los piojos
  • Bitfab — La forma más sencilla de imprimir productos en 3D bajo demanda
  • Corkup — Productos hechos con corcho para diferenciar

Fdo. Chema Larrea (@chemalarrea)