Comprueba los motivos que te dirán si merece la pena dedicarle tiempo 

Corren tiempos en los que emprender un proyecto por cuenta propia parece una tarea fácil, y es una opción que muchas personas se plantean como un futuro profesional. Sin embargo, cuando la idea comienza a tomar forma, la primera decisión importante a la que se enfrenta un emprendedor es si realmente va a comprometerse a montar ese negocio que está aún en su cabeza, invirtiendo sobre todo su tiempo y también en la mayoría de los casos, su dinero. A veces, la incertidumbre que supone embarcarse en algo nuevo nos podrá paralizar, y también el riesgo que supone invertir en algo de lo que desconocemos si funcionará o no.

No solo es el dinero

La viabilidad de un negocio es clave para su supervivencia y nadie debería apostar por un modelo de negocio que no sea sostenible en el tiempo. Sin embargo, el modelo de negocio es sólo una parte a considerar a la hora de decidir si se da el salto a emprender o no.

En este post puedes poner a prueba tu proyecto desde el punto de vista estratégico y de motivación interna, y comprobar si las respuestas a estas cuatro preguntas te dan la claridad suficiente como para seguir adelante.

1.¿Para qué hago esto?

Para mí es la pregunta que más claridad puede dar a a alguien a la hora de emprender. Es la pregunta que buscará en ti un motivo lo suficientemente atractivo como para comprometerte y dar el primer paso, y también para tener la suficiente dosis de perseverancia en los momentos difíciles.

Es esta pregunta la que incide en los valores del emprendedor, y cuestiona cómo el producto o servicio que va a ofrecer en la nueva empresa está alineado con ellos. Cuanto más cercano sea el para qué de la empresa a la escala de valores del emprendedor más dosis de motivación y compromiso tendrá disponibles.

La probabilidad de abandono del proyecto es alta si realmente no existe un motivo lo suficientemente cercano a la persona que lo emprende.

2. ¿Quiénes quiero que me acompañen?

Los proyectos se hacen realidad gracias a las personas. Y grandes proyectos requieren no sólo grandes personas, sino muchas personas. Para responder a esta pregunta no haría falta que identifiques a socios o colaboradores con nombre y apellidos, sino perfiles y cualidades de las personas que querrías que te acompañaran. Otras preguntas complementarias a esta que te pueden ayudar pueden ser: ¿Quién me puede complementar en el equipo? ¿Quién sabe sobre el sector/negocio en las áreas que yo no sé? ¿De quién puedo aprender?

Procura definir claramente no solo cuestiones técnicas o capacidades de las personas que necesitarías en tu equipo de socios y colaboradores, sino también qué cualidades humanas quieres que tengan.

Si haces el ejercicio de apuntar estas cualidades te será más fácil encontrar compañeros de viaje cuando se crucen en tu camino.

“El secreto para contratar a los mejores es este: busca a personas que quieran cambiar al mundo”, Marc Benioff, CEO de Salesforce.

3. ¿En qué cambiará el mundo con mi proyecto?

Muchas de las motivaciones que empujan al emprendedor al arranque de su proyecto surgen a raíz de la necesidad de resolver una problemática concreta. Respondiendo a esta pregunta no solo podrás identificar claramente quiénes van a ser tus clientes objetivo, aquellos con la misma problemática, sino también cuál va a ser el valor diferencial de tu empresa. Si no resuelves un problema con tu empresa, quizás puedas generar una necesidad y por tanto un nuevo mercado. En cualquiera de los casos, si realmente quieres cambiar el mundo en que vives, vas a tener que innovar con tu producto o servicio. ¿Qué vas a ofrecer que ahora no se ofrece?

4. ¿Quién seré cuando haya realizado este proyecto?

No olvides que aunque tu proyecto vaya seguramente a dar servicio a muchas personas, es una aventura que cuando termine te habrá reportado muchas satisfacciones, también momentos duros, y habrá dado forma a cualidades que quizás ahora no sepas que tienes y que habrás tenido que adquirir. Aunque emprender siempre conlleve un precio a pagar ¿Cuál es el principal beneficio que vas a obtener cuando te embarques en este proyecto?

Estas cuatro preguntas te están pidiendo respuestas que quizás tarden en materializarse años, quizás décadas. Pero si has tenido una ventana de tiempo para poder leer y reflexionar en ellas teniendo en cuenta a la velocidad que corre tu mundo en estos días, seguramente hayas empezado a dar forma a algo que te cambiará tu vida.

Fdo. Raúl García (@rull)