Ahorrar puesto de trabajo

Cómo ahorrar en tu puesto de trabajo

Muchas veces perdemos la percepción de la importancia de ahorrar cuando los gastos no corren de nuestro bolsillo. En casa, por ejemplo, somos más cuidadosos a la hora de apagar luces, quitar la calefacción o apagar los aparatos que no utilizamos.

Sin embargo, ahorrar en la oficina, no parece solo responsabilidad de la empresa, sino que entran en juego otros factores que influyen a todos los que estamos en ella. A veces, podemos llegar a descuidar gestos que son necesarios para ahorrar y ayudar a cuidar el medioambiente. Por eso, debemos tener en cuenta que es igual de importante el tratar de ahorrar tanto en casa como en la oficina porque son, por excelencia, los lugares en los que más tiempo pasamos.

Cada vez son más empresas las que tratan de concienciar a sus empleados con diferentes métodos como trabajar la comunicación interna para hacer énfasis en ello, realizar formaciones acerca de temas tan importantes como el ahorro de energía y el cuidado del medioambiente o, incluso, aumentar la inversión en recursos que, a largo plazo, pueden suponer un ahorro en cuanto al consumo se refiere.

Claves para ahorrar en la oficina

Te dejamos algunos tips que se deben realizar para reducir costes y ahorrar energía en el lugar de trabajo, bien sea una oficina tradicional o un coworking:

  • Cambiar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo: En cualquier espacio de trabajo es imprescindible disponer de una luz clara y potente, puesto que es el lugar en el que vamos a pasar gran parte del tiempo y necesitamos unas condiciones lumínicas perfectas. Si no queremos dañarnos la vista, debemos tener una buena visibilidad.

    Las luces LED de bajo consumo consumen entre un 50% y un 80% menos que las bombillas tradicionales. Además, son mucho mas duraderas, por lo que reducen los residuos que provocan las bombillas que ya no sirven. 

  • Rotular interruptores:

    Esta acción que, aparentemente, puede parecer insignificante, puede generar un ahorro muy sustancioso. En las oficinas suele haber filas de interruptores y constantemente nos equivocamos al ir a encender uno, pensando que es el de esa estancia. En nuestros espacios, esto se produce aun más, ya que hay personas que acuden por primera vez y no tienen por qué saber a qué zona corresponde cada uno. Por tanto, optar por nombrarlos o señalar a que luces hacen referencia, es una buena medida de ahorro. 

  • Instalar sensores de movimiento: La domótica es un gran aliado para el ahorro energético, ya que permite instalar sensores de movimiento que son capaces de encender y apagar bombillas, aumentar el aire acondicionado o disminuirlo y, todo ello, en función de la ocupación de cada estancia. Por eso, cada vez son más las aplicaciones que se automatizan para reducir el consumo innecesario y que, por ejemplo, no se quede una luz encendida toda la noche.

  • Apagar el ordenador o cualquier otro dispositivo que no se esté utilizando: Muchas veces podemos tener aparatos que están enchufados a la corriente mientras no los estemos utilizando, pero están consumiendo, aunque sea una mínima parte. En el caso del ordenador, por ejemplo, es más sencillo, podemos ponerlo en “modo suspensión” si no queremos apagarlo y perder lo que estamos haciendo y de este modo, reducir el coste energético que provoca. 

  • Uso correcto de los aparatos de aire acondicionado y calefacción: El uso de termostatos y automatizar los programas de estos aparatos es otra de las medidas que nos puede ayudar a ahorrar en nuestra oficina. Estas herramientas, permiten apagar o disminuir el uso de la energía cuando se alcanzan ciertas temperaturas de bienestar o cuando la oficina o el centro de coworking permanece cerrado. Además, hay que evitar buscar temperaturas extremas a través de estos aparatos, ya que está comprobado que es mas saludable y económico mantener la temperatura entre 20-22 grados que buscar temperaturas más frías o calientes. 

  • Instalar impresoras y otros medios con sistema de ahorro de energía:

    Encender y apagar la impresora cada vez que se necesita un documento es una tarea que produce un gasto totalmente innecesario. ¿Cómo podemos ahorrar haciendo este proceso? Instalando una impresora que cuando esté inactiva opte por ahorrar energía. Los coworkings suelen prestar el servicio añadido de impresora común. De esta forma, se instala una impresora con dispositivo de ahorro para que, mientras no se está utilizando por ningún usuario, se quede suspendida y ahorre energía.

¿A mayores cambios, mayor será el ahorro?

Es más sencillo fijarnos en los cambios que podemos realizar nosotros mismos para ahorrar, aunque también podemos proponer ideas que mejoren la gestión de recursos de la empresa.

Cada vez son más las empresas que buscan espacios de trabajo que presten servicios más respetuosos con el medio ambiente. De forma que ayuden a potenciar el bienestar, la creatividad e, incluso, la productividad de los trabajadores, a la par que permiten ahorrar costes con su eficiencia.

¿Qué cambios pueden ayudar a contribuir a mejorar una oficina?

Algunos de estos son:

  • Instalar paneles solares para conseguir energía verde.
  • Comprar material de oficina fabricado con materiales reutilizados o reciclados.
  • Tratar de digitalizar el mayor número de documentos y eludir el papel innecesario.
  • Cerrar y apagar espacios cuando no hay trabajadores dentro para reducir el consumo de energía, bien sea por el tema de climatización, bien sea por el ahorro de luz.

Comparte este artículo

Deja un comentario

14 − 1 =