Hace unas semanas, el Diario Expansión se puso en contacto con Cink Emprende para conocer nuestra opinión sobre el ecosistema emprendedor nacional, haciendo hincapié en las figuras que se benefician de la reciente eclosión de la industria del emprendimiento.

Esto me llevó a reflexionar sobre quién gana con los emprendedores y llegué a la conclusión de que es cierto que existe un pequeño “boom”, entendido como notoriedad mediática y número de programas de apoyo en torno a la figura del emprendedor y que esto tiene diversos efectos positivos, no solo para los propios emprendedores, sino para el ecosistema empresarial y para la sociedad en general.

Varios estudios académicos han demostrado que son diversas lasexternalidades positivas para un país o región derivada de una alta actividad emprendedora: a más emprendedores, hay más empleo, más competencia, más productividad, más crecimiento económico, más cohesión social y mayor innovación en las empresas.

No debemos olvidar que emprender con éxito es muy difícil, que la estadística está en contra especialmente en los primeros 2-3 años, y que estos nuevos apoyos para emprendedores, ayudan a aminorar esta tasa de fracaso.

En consecuencia de la actividad emprendedora hay varias figuras que se benefician especialmente.

Por un lado, los ciudadanos, ya que tienen un mayor número de empleadores a su disposición, más opciones laborales y la posibilidad de aspirar a mejores puestos con salarios más altos. A su vez mayor empleo, genera un incremento del consumo.

Por otro lado, los poderes públicos, que cuentan con un mayor número de agentes generadores de empleo, con la consecuente bajada de la tasa de paro, y un incremento de los ingresos fiscales al tener una mayor actividad económica.

El Gobierno de forma indirecta también es otro de los grandes beneficiarios de una alta tasa emprendedora, por su positivo impacto en el empleo, en el crecimiento económico, en la innovación, en la productividad y a la postre, en los ingresos fiscales.

Por tanto, cualquier iniciativa que facilite la actividad emprendedora directa o indirectamente se puede considerar positiva para el Gobierno. A mi juicio, algunas de las últimas medidas sí que han resultado beneficiosas a la hora de incentivar el espíritu emprendedor (tarifa plana nuevos autónomos, implantación de puntos PAE, capitalización del paro, etc) aunque aún estamos lejos de recoger los resultados esperados, vistas las tasas de desempleo aún existentes.

Son muchos los agentes que podemos catalogar como beneficiarios de una sociedad muy emprendedora, pero a mi juicio sin duda son los propios ciudadanos los que más ganan, además de los propios emprendedores que pueden hacer realidad sus ideas con sus propios proyectos.

Son varios los estudios académicos (desde el investigador americano David Birch a la Fundación Kauffman) que han demostrado la relación directa entre emprendimiento y empleo, y que éstos son los únicos que en el m/p crean empleo de forma neta. En resumen, estas investigaciones han puesto de manifiesto que las sociedades con unas tasas de empleo altas, son aquellas con un gran número de emprendedores.

FDO. Emilio Martínez, Director de Proyectos de Cink Emprende