El pasado 18 de septiembre se llevó a cabo una sesión de mentoring  con Roberto Canalesque destacó por su intensidad, mostrando una visión racional y en ocasiones disruptiva con puntos de vista tradicionales.

Roberto, @rcanalesmora ingeniero de teleco, tiene un fuerte bagaje como responsable de desarrollo en un entorno bancario. Sin embargo la inquietud y el buscar “algo más” le llevó a dar un cambio bastante fuerte, que le permitiera hacer las cosas a su manera.

 

Creó de la nada Autentia, conocida sobre todo por ser la base de la webadictosaltrabajo.com. Autentia es una empresa de desarrollo basada en la excelencia, en destacar la calidad por encima de todo y muy focalizada en dar respuesta a problemas complejos en grandes clientes. Una empresa “salvavidas”, que acaba siendo un soporte básico para sus clientes.

Aunque conocer tu negocio es esencial para el éxito, no es suficiente. En el caso de Roberto tuvo que realizar un esfuerzo  considerable en forma de MBA y muchas horas de lectura para alcanzar un conocimiento multidisciplinar imprescindible. Recursos Humanos, marketing, y mucha psicología son imprescindibles para poder mantener una empresa a flote.

¿Por qué emprender? Es fundamental tener claros tus objetivos, y saber qué buscas. Debes satisfacer tus propias inquietudes, ser consciente de ellas, y consecuente para alcanzar tus objetivos.

Un factor clave que abre muchos ojos es el desequilibrio. El éxito de algo complejo, ya sean objetivos personales o profesionales, supone un esfuerzo continuo, que conlleva sacrificios. Es muy difícil poder encajar todas las piezas de la vida de forma simultánea, y es preferible luchar por las más importantes aunque suponga dejar de lado las demás, al menos durante una época de la vida.

En los negocios, además, te enfrentas a una falta de apoyo de tu entorno. Hay miedo de que las cosas vayan mal, y también miedo a que vayan demasiado bien. El cambio asusta.

Varias veces surge la frase “¿Quién paga la fiesta?”. Cualquier proyecto en el que nos embarquemos tiene un coste, de oportunidad y económico. No hay garantía de éxito. Sí hay gastos, y un tiempo límite para comprobar si las cosas funcionan. Tanto por que el dinero se acabe, como porque se agote la ilusión.

Es imprescindible una orientación económica, y buscar fuentes alternativas de ingresos. No se puede contar con que necesariamente las cosas irán bien según esté todo planeado. La realidad va por delante, y es necesario compensar los costes con los ingresos que sean viables, aunque no sea el camino ideal. Es necesario ser flexible y adaptarse. Ser sistemático y ser sistémico.

Ser sistemático es dejarse los cuernos. Entender mi negocio frente a los demás, donde están los clientes, sus necesidades, y para ello es clave hablar con los clientes. Empatizar y conocer bien lo que quieren tus clientes.

Ser sistémico consiste en rodearse de un ambiente en el que todos ganemos. Ser generoso y empático, y buscar el beneficio de la otra persona. A menudo, supondrá una inversión. Regalar, fidelizar. Ayudar a que tu entorno “se sienta bien”.

Algunas claves para que un negocio vaya bien:

  • Contar con una fuente de ingresos inicial. Estar cubierto, no se puede vivir al límite. Conseguir ingresos lo antes posible.
  • Que nos encuentren. Internet es fundamental: muchos contenidos en la web, aportar información, ser referencia, contactos y redes sociales, temas de discusión en foros… pero también en la vida real: ferias, eventos, merchandising, esponsorización. Generar un caldo de cultivo para oportunidades.
  • Que nos contacten. Dar todas las facilidades posibles, ya sea en la web, tarjetas de visita. Dar mensajes que inviten a la acción. Orientarte a determinados sectores que sea un público receptivo a tu producto o servicio. Dar un mensaje que inspire confianza, mediante casos de éxito, precios adecuados al receptor…en resumen fidelizar clientes.
  • Pensar en triángulos: quién lo puede usar, quien lo puede pagar, quién lo puede dar. El receptor de un servicio no tiene porqué ser el que lo contrate. Es necesario tener en la cabeza todos los puntos de vista.

Son muchas las ideas que asumir e interiorizar para obtener conclusiones sobre la importancia de conocer e implicarse en todos los aspectos que rodean a un proyecto empresarial. Ser completo y tener una visión global es difícil, pero imprescindible. Se han tratado conceptos muy diversos: gestión del tiempo, disciplina, psicología, marketing, internet, comercialización, inversión… pero no hay dogmas de fe.

Se despide con una frase que destila humildad, y sigue haciendo pensar: “No tengo porque tener razón. Es la verdad  que a mí me ha funcionado.”

Un honor, placer y privilegio contar con Roberto como referente. Gracias

Gracias también al equipo de Efectalia #acelerados por preparar este post resumen.