Con este post, el tercero, acabo la trilogía de post sobre la crisis del corona virus.

En mi anterior post sobre cómo medir tu crisis conté cuáles son las parámetros principales para entender el impacto que esta crisis va a tener sobre nuestras empresas, da igual seas autónomo, pyme, Startup o cualquier otra entidad empresarial.

En este voy a intentar ser algo más concreto y explicar cómo se puede cuantificar en términos económicos la crisis de tu empresa y cómo hacer para conseguir aminorar tus necesidades de tesorería.

Lo primero es cuantificar tu situación de crisis, vamos a ello.

Las variables que hay que tener en cuenta son las mencionadas en mi anterior post y que a continuación detallo:

  1. Cuánto va a caer la facturación de tu empresa. ¿El 25%, 50% , 100 %?
  2. Cuántos meses vas a estar sin facturar: o facturando el mínimo que he previsto en el punto (1) : ¿1 mes , 2, 3 , 6 , 9…?
  3. Una vez pase la crisis cuántos meses voy a necesitar para llegar a la facturación que tenía antes de la crisis ¿3 meses, 6 , 9 , 18? Y a que ritmo voy a recuperarme mes a mes ¿ al 5 % mes , al 15% , al 45 %?
  4. Cuántos costes fijos mensuales tienes: ¿5000 € , 25.000€, 100.000 €?

En definitiva es tiempo de saber cuánta caja necesita tu empresa “Cash is King”.

Voy con un ejemplo ficticio “ALEX AGENCIA DIGITAL, S.L.:

Situación previa “punto de partida”: 

Facturación mensual de 150.000 €

Dinero en caja (bancos):   25.000 €   y costes fijos antes de la crisis: 125.000 €

Impacto de la crisis:

Profundidad de tu crisis: Caída de facturación del 75%, es decir a 37.500 €

Duración: Cuántos meses vas a seguir facturando 37.500 € sin crecer: 6 meses.

Recuperación: Número de meses para recuperar mi facturación = 12 meses

Este dato nos dirá el porcentaje de recuperación mensual.

También puedes calcularlo al revés, pensando el % de crecimiento por mes y te dará los meses que necesitas para recuperar tu facturación

Escenario #1 sin hacer ajustes: ALEX AGENCIA DIGITAL necesita 840.625 € 

Escenario #2 una vez realizado el plan de ajustes de costes (fijos variables etc) Alex Agencia Digital consigue bajar sus costes durante la fase valle ( 6 meses ) a 75.000 € y en la fase de recuperación los deja en 100.000 €.

El resultado de este plan rebaja a “353.125€” las necesidades financieras.

Escenarios Cisne Negro

Las imágenes que veis, con los escenarios,  están sacadas de una herramienta que ha hecho el crack  Miguel Ruiz  para calcular tus necesidades económicas y facilitaros los cálculos. AQUÍ OS PODÉIS DESCARGAR EL SIMULADOR (es libre).

Disclaimer: en caso de necesitar hacer o rehacer un plan financiero mucho más completo te recomiendo que leas este post (uno de los mas leídos de nuestro blog) y que también incluye una plantilla maravilla 😉

Lo siguiente, después de cuantificar tu situación, es hacer un plan para sobrevivir. El objetivo es reducir al máximo la estructura de costes y para esto he preparado una relación de partidas a revisar y acciones para conseguir el máximo de tesorería.

Lo mas práctico es empezar por los gastos (fijos y variables), tirando de nuestro sistema de gestión (gestoría, contable, dpto. financiero) y ordenando de mayor a menor los gastos y clasificarlos en: (1) prescindibles, (2) prescindibles parcialmente e (3)imprescindibles.

GASTOS fijos: cada negocio tiene su casuística propia pero las grandes partidas de este capítulo suelen ser:

  • Personal propio: valorar reducir parcial o completamente (Erte’s, Ere’s o lo que proceda y mas convenga). Hay también opciones intermedias negociadas entre las partes, reducción de jornada, reducción de salarios, ajustes o eliminación de variables (bonus, comisiones, beneficios sociales, seguros médicos etc.)
  • Subcontratados: freelancers, consultores… todo lo que no sea estrictamente necesario o estratégico para el negocio.
  • Alquiler de oficinas: eliminar (trabajo remoto), reducir (renegociar) o buscar un buen espacio de coworking para flexibilizar esta partida.

Gastos variables: campañas de marketing, eventos, licencias de software (SaaS), , limpieza, seguros, y cualquier otra cosa que no aporte durante una situación de crisis. Esta partida suele ser un gran cajón desastre y conviene hacer una buena limpieza, como si de un trastero se tratara.

Adicionalmente a eliminar, reducir o ajustar nuestros gastos es importante renegociar con nuestros proveedores y colaboradores posibles descuentos, rappel sobre compras pero sobre todo, pensando en nuestra caja, debemos negociar nuestras condiciones de pago. Cuanto más tarde pagues mejor será tu tesorería, esto es tan sencillo como relevante.

Deuda: otro capítulo fundamental para la tesorería de nuestra empresa es la deuda. Si no tienes deuda, teniendo una empresa, puedes catalogarte casi de inmortal en este universo. Si eres de los mortales con deuda puedes y debes plantear una carencia de la misma de tantos meses como puedas (12-24 meses) y si es posible de capital e intereses. Otra opción es buscar deuda adicional si la primera medida no es suficiente para generar la tesorería que necesitas. Es momento de creatividad y es aconsejable hablar con tantos potenciales financiadores como te sea posible.

¡Ojo! esto debemos hacerlo con cordura. La deuda hay que devolverla, no te vayas a crear otro problema adicional por una errónea gestión.

Impuestos: revisa la posibilidad de retrasar los pagos de impuestos, aquellos con los que se pueda como el IVA, etc.

Fianzas, avales, garantías o depósitos: no suele ser factible pero si por casualidad dispones de depósitos o fianzas intenta recuperarlas parcial o completamente.

Patrimonio: si dispones de algo de patrimonio (no es lo normal) pero si es así, imaginemos que compraste un local u oficina, un coche o lo que fuere… puedes valorar hacer cash vendiéndolo.

Acciones de la empresa: esto es un tema casi “sagrado “ pero si fuera necesario también es posible:

  • (1) vender parte de la acciones de tu empresa y buscar la forma para revertir la venta en caja para la empresa, vía préstamo por ejemplo .
  • (2) vender acciones mediante una ampliación de capital con inversores.

Salir a vender estando en problemas no es la mejor opción, lo sabemos, pero a veces hay que elegir: susto o muerte.

Para el final he dejado algo que además de generar caja en las empresas debe ser siempre la vaca sagrada en la empresa y más en épocas de crisis: LOS CLIENTES.

Es fundamental intentar mantener y retener a tantos clientes como puedas, esto te ayudará tanto a salir adelante como a generar caja.

¿Qué podemos hacer? Ofrecer descuentos o beneficios por pronto pago. En esto siempre que sea posible es mejor recompensar con especies que con dinero. Me explico: si vendes por decir algo software, siempre es mejor ofrecer un “por el mismo precio te doy 5 licencias más” que rebajar la licencia o contrato actual un 25% de descuento. En esta línea cualquier cosa que aplique a tu negocio.

Otra opción a tener en cuenta es el Factoring, confirming de facturas: recordad que hay que “cobrar pronto y pagar tarde”.
Si no podemos negociar con nuestros clientes o con nuestros proveedores la forma de pago, existe la posibilidad de adelantar un cobro de una factura de un cliente, y atrasar un pago que tengamos que realizar a un proveedor. Esta opción podéis preguntar en vuestra entidad bancaria o empresas que se dedican exclusivamente a esto, ejemplo Novicap, Gedesco…etc, por un importe que dependerá del plazo de anticipo os cobrarán un interés

Otra idea puede ser recompensar a tus clientes, si es que no lo haces ya, para que te recomienden a potenciales clientes. Si ya lo haces, valora ofrecer una mayor recompensa. Es momento de hablar más que nunca con tus clientes e intentar buscar la manera de potenciar mas tu relación con ellos.

No hay mucho más. Es momento de mucho trabajo, coraje, liderazgo y aunque no sea correcto decirlo, hay que echarle huevos. Muchos.

Como bien me enseñó mi amigo Fernando, en nuestro último encuentro en Burgos, hay cosas a que pesar del tiempo no cambian y por eso, nosotros en Cink, abrazamos en este momento , el espíritu del Cid Campeador y vamos a luchar contra este bicho, a muerte.

“Polvo, sudor y hierro. El Cid cabalga.”