Los espacios de coworking son lugares que inspiran libertad, comodidad y buen rollo. Son esos espacios donde te sientes a gusto para llevar a cabo tu día a día, son como nuestra segunda casa; ya que en ellos pasamos la mayor parte de nuestro día.

Son muchos los profesionales que se inclinan por este tipo de espacios. Más allá de los beneficios económicos, la mayoría de usuarios prefieren un espacio colaborativo por el ambiente que se respira en el lugar, que les hace más agradables esas intensas jornadas de trabajo, con opciones para tomar un descanso en una zona común que les ayuda a desconectar, o compartir un café con otro coworker que acaba de conocer.

Pero ese ambiente ameno, colaborativo y que inspira; se construye a través de la comunidad, es decir; a través de nosotros y nuestro comportamiento. La relación que llevamos con el resto de coworkers y como nos comportamos y contribuimos con el espacio mantendrá viva la esencia del coworking.

¿Cómo contribuir para mantener una buena convivencia en el coworking?

Recuerda que convivir con otras personas requiere tener en cuenta ciertas acciones para mantener el orden y la limpieza del espacio, y cuando se trata de una comunidad tan amplia podrían surgir problemas de convivencia fácilmente. Los inconvenientes más comunes se basan en la higiene, la seguridad y actividades que generan distracciones.

Para aportar ese granito de arena a tu comunidad estate muy atento a ciertos detalles, que la cocina y los aseos queden tan limpios como antes de usarlos, aunque estos espacios disponen de un personal de limpieza, también es nuestra responsabilidad mantenerlos.

Otro punto importante se basa en la seguridad. Aunque todo centro de negocios tiene un sistema de seguridad, es importante ser precavidos y estar atentos a no dejar nuestras pertenencias en zonas comunes, cerrar bien el acceso al salir del espacio y no compartir con nadie nuestro código de seguridad para entrar.

Una de las principales cosas que caracteriza al coworking, es que son lugares donde compartimos recursos, por lo que el uso que le daremos siempre afectará directamente al resto de alojados. Procura siempre al usar una sala de reuniones no olvidarte de realizar la reserva para que no te desalojen porque ya otro coworker la había reservado, esto evitará los malos entendidos y malos ratos.

El office es un espacio para compartir y disfrutar de tu comida, si algún día tienes la necesidad muy puntual de reunirte allí, ¡hazlo! Pero no olvides la función principal de este espacio, y recuerda; siempre y cuando no sea horario de comidas para no interferir con el uso de esta zona.

El concentrar en un mismo lugar a profesionales de distintos sectores conlleva un ritmo y una metodología de trabajo diferente para cada uno. Algunos necesitarán hablar mucho, otros necesitarán absoluto silencio, otros reunirse con un miembro de su equipo y otros hacer llamadas. Sea cual sea la actividad que necesites desarrollar, sé cauteloso; y utiliza con conciencia los recursos que el coworking pone a tu disposición para evitar distracciones y no afectar la productividad de otros coworkers. Las salas de reuniones, las cabinas para llamadas y las zonas comunes, son siempre una opción para hacer las cosas de una mejor manera.

Tampoco olvides usar un volumen moderado si eres de esos a los que les gusta trabajar al ritmo de la música.

Construyendo comunidad

No olvides que tú eres la base de la comunidad junto con el resto de miembros. Los gestores de espacio hacen todo lo posible para que sus alojados estén a gusto, satisfacer sus necesidades y brindarle todos los recursos para que su estancia sea lo más agradable posible. Pero nunca está de más dar a conocer tus sugerencias o aportar ideas que contribuyan y mejoren la comunidad y el espacio.

En los centros de coworking se busca formar comunidad, pero todos tenemos opiniones, comportamientos y perspectivas distintas, por ello es importante respetar la manera de pensar de los demás y ser cordiales, esto nos permitirá disfrutar del coworking de una mejor forma.

La ideología del trabajo colaborativo cuenta con valores como la amabilidad y la participación activa. Si ves que algún compañero necesita de una ayuda que puedas prestarle, no dudes contribuir con él.

Disponer de una excelente comunidad es de los pasos esenciales para crear un soporte hacia el maravilloso mundo del networking que te permitirá en el futuro captar posibles clientes o partners; ya que, si esta posibilidad no existiría, no abarcaría el término coworking.

Adicionalmente, las comunidades más sólidas logran un acople mucho más allá del espacio, trascendiendo el ámbito laboral y convirtiéndose en un momento de ocio y descanso. Algunos coworkers se unen con otros fines, como los deportes.

Con este post queremos dejarte saber todo lo que implica el ecosistema del coworking. Las personas, los servicios, el ambiente, son elementos que te ayudarán a mantenerte motivado para enfrentar tus días con una mejor actitud. Involúcrate, conversa, preséntate e interactúa en las plataformas como el slack, o la que sea que usa el coworking para comunicarse entre alojados. Recuerda que formas parte de una comunidad innovadora que está formada para apoyarse mutuamente.

Desde Cink Coworking trabajamos para que los integrantes de nuestros espacios puedan forjar lazos y con los recursos de nuestros espacios logren crear una comunidad que los mantenga unidos, inspirados y motivados.