La situación actual es un reto para muchas empresas, que deben adaptarse a la nueva normalidad para poder continuar su negocio. De un día para otro nuestras vidas y nuestros negocios han dado un cambio radical. Muchos empresarios, startups, pymes y hasta grandes corporaciones continúan negativamente afectadas por esta situación, en constante lucha frente a innovadores desafíos para seguir adelante.

Nos encontramos sumergidos en un mar de incertidumbre que, aunque no sabemos cuánto durará, nos conducirá a un nuevo lugar. Es ahora, que todo toma un cauce más lento, el momento de sacar partido a la situación; ¿cómo? identificando nuestros puntos débiles para mejorarlos.

Porque, aunque en este momento los números son importantes para nuestra empresa, dedicar tiempo para mejorar otras cosas nos proporcionará muchas ventajas. Bien, ¿por dónde empiezo?

No sitúes el foco en las dificultades 

No te enfoques solo en los problemas. Claro, que hay que solventar ciertos apuros para poder dar el siguiente paso, pero no demos por hecho que cuando todo vuelva a la “normalidad”, nuestro negocio también lo hará.

Cuando dejamos todo en standby, entramos en una fase de estancamiento y damos por sentado que, pase lo que pase, la situación no nos dejará avanzar. No nos damos cuenta de que es el momento perfecto para dar rienda suelta a nuestra creatividad y capacidad de hacer una mejor propuesta de negocio, con jugadas estratégicas que nos permitan explotar las oportunidades futuras.

No permitas que las circunstancias tomen el control; tómatelo como un empuje para innovar en tu negocio. Trabaja duro para hacer aún mejor aquello que realmente funciona en tu empresa, da un excelente servicio y marca la diferencia.

Y si no estás seguro de cómo gestionarlo, pide ayuda. En lugares como los puntos PAE existen profesionales que estarán encantados de darte apoyo en tu toma de decisiones.

Es momento de evaluar, innovar y reinventarnos. Adaptándonos a las circunstancias para seguir ofreciendo nuestros servicios a pesar de lo que pase.

Diversifica tu negocio 

Es hora de ponernos manos a la obra para continuar nuestro camino. Aprovechemos para sacar el máximo provecho a los tiempos difíciles.

Diversifica tu negocio. Claves para adaptar tu empresa a la nueva normalidad

1. Ayúdate con la tecnología. Si tu negocio opera de forma totalmente presencial, revisa de qué manera puedes brindar servicio a través de plataformas digitales. Es una excelente manera de reinventarte, y ampliar las opciones a tus clientes para disfrutar de lo que ofreces. Muévete por diferentes canales, y así podrás llegar a más personas.

2. Establece sinergias. Las alianzas juegan un papel fundamental para llegar a otros consumidores. Ofrecer nuevos productos o servicios y moverse en innovadores mercados, es esencial para el crecimiento de tu empresa, y le añadirá un gran valor. Prueba a celebrar tus reuniones fuera de tu espacio habitual y conecta con otras empresas.

3. Revisa tus productos o servicios. Evalúa tu mercado. Y asegúrate de que lo que estás ofreciendo, sigue siendo relevante e interesante para tus clientes. Conocer bien a tu público objetivo, saber si sus intereses han cambiado, te aportará los conocimientos necesarios para tomar las decisiones adecuadas a la hora de reformar tu propuesta. Y lo más importante, hazle saber tus cambios.

4. Mantén el contacto con tus clientes. Utiliza una manera creativa para comunicarte, que no se olviden de ti y que sepan que aún estás allí, trabajando e innovando. Envíales información a través de una Newsletter sobre promociones, productos o servicios e incluso interactúa en las redes sociales con algunos concursos.

5. Mejora tu estrategia SEO. Esta situación ha incitado a que muchos más usuarios opten por hacer sus compras o buscar servicios a través de internet. Y todo parece indicar, que esta práctica permanecerá en el tiempo. Por esta razón es esencial optimizar la estrategia de SEO para no quedarnos atrás.

6. Busca ayuda. Infórmate de las ayudas que ofrece el gobierno para pymes y autónomos. Esta es una buena manera para apoyarte y continuar con la innovación de tu negocio. Evalúa tus costes y asegúrate de tomar las mejores decisiones para capear la crisis.

7. ¡Es momento de probar! Sé insistente y persistente con tus proyectos, seguramente valdrá la pena. Lograrás mucho más, que quedarte de brazos cruzados esperando a que todo lo malo pase. Prueba a domiciliar tu empresa fuera de la cuidad y ábrete camino en nuevos mercados. Sal de tu zona de confort.

8. Ve un paso adelante. Establece un plan de emergencia y trabaja en nuevas estrategias que se tomarán en caso de que las cosas se vuelvan a poner mal. Esta es una muy buena alternativa para estar prevenidos ante cualquier escenario futuro; que nos permitirá mantener un norte y no andar a la deriva.

Reorientarnos es la solución 

Cada día queda más en evidencia que esta nueva realidad desencadena una reestructuración en el ámbito económico y social. Nuevos patrones de comportamiento se mantendrán como hábitos cuando la crisis sanitaria acabe.

Puede que todo este lío haya afectado nuestro modelo de negocio y las necesidades de nuestros clientes. Pero podemos trabajar en diferentes caminos que causen impacto y profundidad en nuestros negocios y nos ayuden a mitigar las pérdidas. ¿Cómo? Rediseñando nuestro modelo de negocio o, incluso, creando una nueva propuesta totalmente distinta.

Trabajar duro para ajustar cada día nuestros productos y servicios a las necesidades y cambios de comportamiento de nuestro público, es vital para que nuestro negocio saque el máximo partido a cualquier circunstancia complicada.

Además, esto no aplica solo a la pandemia, sino a cualquier situación compleja por la que pueda pasar nuestro negocio. Si satisfacemos las necesidades de nuestros clientes, mantenemos el contacto y nos movemos en nuevos mercados, estamos prevenidos frente a posibles escenarios futuros.